Páginas vistas en total

martes, 1 de diciembre de 2015

Llamada para aportaciones: Sorteo y democracia. Call for papers: Sortition and Democracy

(Imagen: el partido político mexicano de izquierda Morena sortea sus candidatos). Véase fuente.


Durante  parte de la historia, el componente democrático de un régimen político se identificó con el uso del sorteo en la designación de los cargos públicos. Así fue en la democracia ateniense, hasta el punto en que Aristóteles equiparó utilización del sorteo con democracia y elección de los cargos con aristocracia. Posteriormente, el sorteo continuó desempeñando un papel complejo durante la República y el Imperio romanos y singularizó el gobierno republicano en las ciudades libres del Medievo y el inicio del Renacimiento italiano. Venecia, llamada República Serenísima, inspiraría la Océana de James Harrintong que serviría como modelo a muchos colonos ingleses en Norteamérica. El modelo de elección del jefe de la república (el Dogo), así como de otras magistraturas menores, ofrece ejemplo de sofisticadísimas utilizaciones del sorteo. Por su parte, la accidentada historia de la República de Florencia se midió, durante alguno de sus momentos más emblemáticos, en la discusión sobre el sorteo: los textos, favorables o no, de Leonardo Bruni, Francesco Guicciardini o Maquiavelo así lo atestiguan. En los Reinos de España, el sorteo fue utilizado abundantemente en la Corona de Aragón y, durante la revolución comunera, identificó la designación de representantes. Tales modelos llegarían hasta la elección de los compromisarios en las Cortes de Cádiz. No extraña que, como explicó Bernard Manin, Montesquieu o Rousseau siguieran identificando sorteo y democracia.

Después desapareció, al menos en los que corresponde a la designación de los cargos políticos. Las repúblicas modernas se apoyaron en la elección. En lo que a las instituciones judiciales corresponde, siguió desempeñando su papel en muchos regímenes constitucionales modernos. Desde hace más de veinte años, sin embargo, el sorteo comienza a reaparecer tanto en la teoría política como en la filosofía. Las causas son variadas y corresponderá a este número de Daimon ofrecer un mapa: mejora del conocimiento y la duración de la democracia ateniense, renacimiento de las fuentes clásicas para pensar la democracia contemporánea, impulso de la crítica politológica y sociológica de los sistemas de representación, reivindicación de los movimientos sociales y desarrollo de nuevos sistemas de experimentación política. Una literatura cada vez más nutrida y que atrae jóvenes investigadores testimonia sobre el particular.

El objetivo de este número de Daimon será estimular la reflexión sobre aquello que lo titula "Sorteo y democracia". Admitirá contribuciones de la historia, la sociología, la ciencia política, la estadística y por supuesto la filosofía: a todas ellas les exigirá la reflexión sobre cómo el sorteo permite o dificulta una participación popular de calidad. Dada la escasez de publicaciones en lengua española permitirá que nuestra revista ofrezca un conjunto pionero. Los coordinadores del número serán Jorge Costa Delgado, Liliane López Rabatel, José Luis Moreno Pestaña e Yves Sintomer.
El número reclamará contribuciones en cualquier lengua y se comprometerá a evaluarlas: una vez aceptadas, los autores deben ofrecer una versión en un castellano correcto. El número aparecería como el último de 2017 y aseguraría un espacio cuidadosamente elegido de orientación bibliográfica, ya sea bajo la forma de reseñas o de notas críticas. En conjunto, este monográfico debería permitir a) Mejorar el conocimiento de la reflexión filosófica sobre sorteo y democracia, desde Platón a Jacques Rancière, pasando por la ciencia política, la historia y la sociología 2) Mejorar el conocimiento histórico de los usos del sorteo y los problemas que plantea su reconstrucción, desde Atenas a los territorios del mundo europeo contemporáneo 3) Mejorar el conocimiento de nuevas formas de experimentación política con el sorteo como protagonista, ya sea desde mecanismos institucionales o desde movimientos sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada