Páginas vistas en total

martes, 15 de marzo de 2016

Seminario sobre "La mésentente" I


El día 14 de marzo tuvimos la segunda sesión de nuestro seminario, en la ocasión consagrada a los primeros capítulos del libro de Jacques Rancière La mésentente, su obra más ambiciosa de filosofía política. La discusión transcurrió en torno a dos ejes: en primer lugar, la clarificación del los vínculos entre política y policía y, en segundo lugar, la evaluación de la filosofía de la política de Jacques Rancière a la luz de nuestro conocimiento de la democracia ateniense y del corpus de textos disponibles.
Sobre el primer tema, el debate corrió alrededor de los procesos de institucionalización de los logros democráticos, discutiéndose si Rancière ofrece una explicación convincente de la estabilización de las conquistas o si, por el contrario, ofrece una fenomenología interesante de las prácticas de liberación pero menos valiosa respecto de las prácticas de libertad. Además se discutió si su descripción de la dominación proponía un espacio para el cinismo y la mentira consciente o se basaba exclusivamente en el sometimiento del habitus –porque, pese a Rancière sea crítico de Bourdieu, de nada más que del habitus habla en el ejemplo de los esclavos escitas que propone en el capítulo I-. La cuestión derivó entonces en una homología con los procedimientos para desacreditar el sorteo durante la asamblea de Podemos en Vistalegre. Estos, muy burdos intelectualmente, fueron acogidos con facilidad por personas que pocos meses antes utilizaban a Rancière como modelo y a los que se les suponía cierto conocimiento de la historia política. Una serie de ejemplos intentaron precisar cuál fue el látigo, que a la manera de los amos escitas, fueron capaces de blandir, con increíble eficacia, los jefes de la organización. Otros ejemplos intentaron recrear, con mayor grado de consenso, la teoría de Rancière para describir una negociación sindical. 
En segundo lugar, la discusión se concentró en si Rancière ofrecía o no una filosofía adecuada de la práctica de la democracia ateniense y si convence su recurso al venerable problema teórico de la igualdad aritmética y geométrica. Al respecto, nuestra valoración estuvo repleta de reservas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada